AMLO y la 4T: A legitimar el combate a la corrupción | Reporte Nivel Uno
Conecte con nosotros

Hemeroteca

AMLO y la 4T: A legitimar el combate a la corrupción

Publicado

el

amlo_lozoya, Lozoya, AMLO, 37 kb, Corrupción
Foto: Especial.

Con el arranque de la Cuarta Transformación se esperaba la caída de “peces gordos” para legitimar el combate a la corrupción que durante años el presidente Andrés Manuel López Obrador ha pregonado. Para algunos, tardó en llegar, pero por fin van tras uno: Emilio Lozoya Austin, director de Pemex en tiempos de Peña Nieto. ¿Será este el primero en una lista que hace tiempo espera irse tachando?

Fue uno de los colaboradores más cercanos de Enrique Peña Nieto durante su sexenio, lo cual se pudo prever desde que lo incluyó en su campaña presidencial como coordinador de Vinculación Internacional, lo cual le obligó a dejar su puesto en el Consejo de Administración y Comité de Autoría de OHL México.

Luego, con el triunfo del mexiquense, apenas unos días después de su toma de protesta, el 4 de diciembre de 2012, Emilio Lozoya Austin se convirtió en director general de Pemex.

38 meses después, el 8 de febrero de 2016, fue sustituido por José Antonio González Anaya en el puesto.

Su nombre, desde que comenzó a ser parte del ojo público, ha estado vinculado al escándalo, siendo el más notorio el caso Odebrecht.

TE RECOMENDAMOS: Emilio Lozoya usó helicóptero de Pemex para ir y venir de su casa

La firma brasileña habría pagado sobornos por 10.5 millones de dólares a Lozoya para inyectarse a la campaña presidencial del PRI en 2012. Esto le mantiene hasta la fecha carpetas de investigación abiertas en la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fepade.

En cada señalamiento, Lozoya Austin se ha declarado inocente y víctima de una persecución sin sentido.

También fue acusado de haber sido un pilar fundamental en la asignación de contratos a la empresa OHL, al servir como intermediario y benefactor tras haber sido su trabajador. Lo negó todo.

Lo mismo sucedió en abril de 2016, cuando se le nombró en los Panama Papers, donde fue ligado al despacho panameño Mossack Fonseca, al cual habría buscado para la creación de una empresa offshore en Dubái.

A pesar de los múltiples señalamientos se mantuvo tranquilo durante el peñismo, hasta el 22 de mayo de 2019, cuando al Secretaría de la Función Pública (SFP) lo inhabilitó 10 años de cualquier ejercicio público por falsear su declaración patrimonial.

Pero esa fue solamente la punta del iceberg. En cuestión de días, Emilio Lozoya Austin se convirtió en un prófugo de la justicia.

No es por el caso Odebrecht: FGR

El siguiente paso en el hundimiento del ex director de Pemex fue el congelamiento de sus cuentas bancarias por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), perteneciente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en donde está un viejo conocido de Lozoya: Santiago Nieto Castillo, quien en 2017 destapó su vínculo con Odebrecht, cuando era fiscal electoral.

Lo que se veía venir terminó por confirmarse: un juez federal giró una orden de aprehensión contra Lozoya Austin al igual que el dueño de la empresa Altos Hornos de México, Alonso Ancira, quien fue detenido casi de inmediato en Mallorca, España.

TE RECOMENDAMOS: Fiscalía aclara que pesquisa contra Lozoya no es por Caso Odebrecht

Se pensaba que todo era por el caso Odebrecht, hasta que el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, lo desmintió. Esto quiere decir que ese tema todavía queda pendiente.

“El tema de Odebrecht no tuvo nada que ver”, en las órdenes de captura de Ancira y Lozoya, dijo el fiscal, quien también explicó que al ex directivo de la petrolera nacional se le señala por el presunto “uso de fondos a través del sistema financiero que son de carácter ilícito para beneficio propio o de terceros”.

También aseguró que fue el propio Pemex quien en marzo pasado presentó la acusación, misma que fue sustentada mediante la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República.

En realidad todo se deriva de la compra-venta de una planta de fertilizantes, operación llevada a cabo entre Pemex y Altos Hornos de México, entre Lozoya y Ancira.

Agronitrogenados, el acabose de Lozoya

En febrero de 2017, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que la compra de la planta de Agronitrogenados, a través de Pro Agroindustria, una empresa de Pemex, en diciembre de 2013, tuvo un sobreprecio de casi 500 millones de dólares, ya que más de la mitad de la planta ya no servía.

Un 60 por ciento de las instalaciones eran inservibles y deberían ser cambiadas; según los vendedores, no se llevó a cabo una evaluación de las condiciones de la planta previo a su venta, ya que supuestamente se perderían las garantías… aunque llevaba 14 años sin operar.

TE RECOMENDAMOS: Emilio Lozoya compró casa de 38 mdp con soborno de Odebrecht

Después, una segunda auditoría, ahora sobre la rehabilitación de la plana, concluyó que PMI Comercio Internacional no cumplió con las disposiciones legales y normativas que aplicaban para el trabajo.

Entre las muchas irregularidades detectadas, la ASF halló deficiencias en la evaluación de las propuestas, falta de control de presupuesto, al igual que de los tiempos fijados en el contrato de rehabilitación y falta de experiencia de la empresa que se creó para la producción de fertilizantes.

Se redujeron metas, pero se aumentó la cantidad contratada sin justificación, a la vez que no se sumó tecnología nueva; tampoco se justificaron los aumentos de costos, ni tampoco se especificó las responsabilidades de las partes. No hubo permisos ambientales, ni se pudo demostrar el cumplimiento de certidumbre adecuado.

De acuerdo con un análisis a la cuenta pública de 015, la inversión inicial para comprar la planta era de 275 millones de dólares, a lo cual debieron sumarse 200 millones más para obras de rehabilitación, dando un total de 475 millones.

Pero en agosto de 2015, PMI Holdings autorizó aumentar en 142.5 por ciento el monto, es decir 285 millones de dólares más, llevando así la transacción final hasta los 760 millones.

Al respecto, el abogado de Lozoya Austin, ya en 2019, inhabilitado, con cuentas congeladas y una orden de aprehensión en su contra, asegura que su cliente “no firmó el contrato de Agronitrogenados”.

“Peña Nieto sabía”: el abogado

Desde la primera “bomba” que tronó, quien siempre ha estado junto a Lozoya es su abogado, Javier Coello.

Tras saberse que había orden de aprehensión contra su defendido, el litigante concedió una entrevista televisiva donde aseguró que para aclarar el caso, citaría al ex presidente Enrique Peña Nieto.

“Yo citaría al presidente Peña Nieto, que declare porque no se movía una sola hoja si no era por instrucciones del presidente”, sentenció tajante.

TE RECOMENDAMOS: Peña Nieto será citado a declarar, afirma abogado de Emilio Lozoya

Pero no se detuvo ahí. También cuestionó que las autoridades federales no estén también buscando a otros funcionarios que eran parte del consejo de la filial de Pemex que concretó la compra de la planta de fertilizantes.

Pedro Joaquín Coldwell, ex secretario de Energía o Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda, fueron dos nombres más que el abogado de Lozoya sugirió como investigables.

Entró a su casa, ya no salió… y no lo encontraron

Lomas de Bezares. Ahí es donde Emilio Lozoya vive… o vivía. Una lujosa propiedad de 38 millones de pesos que adquirió, según una investigación de Mexicanos contra la corrupción y la impunidad (MCCI), con un soborno pagado por Odebrecht.

El 26 de mayo, el ex directivo entró a su casa, según el reporte de dos policía ministeriales, quien también indicaron que ya no lo vieron salir del inmueble.

Los agentes Carlos Mancillas y Cuauhtémoc Maldonado, según su propio parte policial, fueron el lunes al fraccionamiento en que está el hogar del ahora prófugo de la ley.

TE RECOMENDAMOS: Peña Nieto y Calderón vendieron playas públicas al mejor postor

Ahí, los recibió el vigilante en turno del lugar, Juventino Rosas, quien les confirmó que Emilio Lozoya sí vivía ahí, pero que no podía autorizarles el paso. Por ello montaron una vigilancia permanente en las afueras del lugar.

Sin embargo, fue hasta el martes cuando obtuvieron la orden de cateo para entrar a la casa de Lozoya… pero cuando lo hicieron ya no estaba. Se les escapó, de alguna forma, en la cara.

Buscado en 190 países… y amparos a su familia

La Fiscalía General solicitó a la Interpol que emitiera la ficha roja en contra del ahora prófugo, por lo que desde que se emitió la misma Emilio Lozoya es buscado en más de 190 países en el mundo.

Sin embargo, antes de que no se supiera dónde está, Emilio Lozoya consiguió un amparo contra la orden de aprehensión que se giró en su contra, aunque en caso de que se le acuse de delitos con prisión preventiva oficiosa, de nada serviría.

A este recurso legal, se sumaron Marielle Helene Eckes y Gilda Susana Lozoya Austin, esposa y hermana del ex director de Pemex, quienes también evitarían la captura solamente si no se les acusa de delitos graves. A ambas, como a su familiar, se les congelaron sus cuentas bancarias.

TE RECOMENDAMOS: Altos Hornos habría comprado mansión a esposa de Emilio Lozoya

Las dos mujeres indicaron que la jueza de control María Elena Cardona Ramos, adscrita al Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Preventivo Sur, giró una orden de aprehensión en su contra, por lo que el juez Décimo Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal, Erix Zabalgoitia Novales, les concedió la medida cautelar.

Otros familiares que también buscaron protección con un amparo fueron Gilda Margarita Austin y Solís de Lozoya, y Juan Jesús Lozoya Austin, madre y hermano del ahora buscado.

Hemeroteca

Mitos y realidades de la economía con López Obrador: ¿vamos hacia la recesión?

Publicado

el

mitos_amlo, AMLO, 52 kb, Economía
Foto: Especial.

La economía del país está en medio de un estira y afloja. Por un lado, organismos internacionales, nacionales y autónomos coinciden en que México crecerá, incluso, por debajo de las expectativas menos optimistas; en contraparte, el presidente y su gobierno tienen “otros datos”. Un debate más, cortesía de la 4T.

| Santiago I. Soriano Condado

Entre renuncias y reacomodos, el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha sido de sacudidas en prácticamente todos los sectores del país y el económico no se ha quedado atrás.

Para el presidente no hay dudas: vamos bien, muy bien, de hecho y lo respalda con sus números.

En contraste, calificadoras internacionales, bancos, organizaciones patronales y hasta el Banco de México (Banxico) coinciden en que la de México es una economía que navega entre la incertidumbre por sus bajas expectativas de crecimiento y con miras hacia una posible recesión técnica.

Así un debate más está sobre la mesa aunque para algunos es un tema que debería ser analizado (y corregido) a la brevedad, dado el riesgo de las circunstancias en el corto, mediano y largo plazo.

Cuando ganó las elecciones presidenciales hace ya más de un año, AMLO aseguró que con su gobierno se acabaría la “larga noche del neoliberalismo” en México; pasados los meses, ya con los primeros pasos de su administración dados, su hoy ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, acusa conflicto de intereses, intromisiones y la presencia de personajes que poco o nada aportan a la política económica del país.

Este conflicto al interior de la Cuarta Transformación pone de manifiesto las disputas en el gabinete del mandatario, quien lejos de dar manotazos o imponer el orden, ha dejado que estos se desarrollen en un ejercicio del libre albedrío de sus colaboradores.

Sin embargo, la baja de Urzúa acentuó las voces desde la inconexa oposición política del país, quienes acusan que su dura carta de renuncia dirigida al presidente, sumada a la entrevista que concedió la misma semana en que esto ocurrió, son muestras de que México inevitablemente se dirige a la debacle económica.

¿Hay un punto medio? Difícil (si no es que imposible) encontrarlo. Lo más sensato es, quizá, contrastar ambas posturas y a partir de ello forjar un criterio propio.

La contracción económica

De acuerdo con información disponible, la economía mexicana presenta una desaceleración mayor a la prevista, así como tener señales de debilidad durante el segundo trimestre de 2019, de acuerdo con la Junta de Gobierno de Banxico.

Asimismo, el reporte indica que el Producto Interno Bruto (PIB) de México se contrajo 0.2 por ciento durante los primeros tres meses del año, lo cual dificulta aún más la promesa de crecimiento económico al 4 por ciento anual al cierre del sexenio lopezobradorista.

La minuta del banco central afirma que “la mayoría (de la Junta de Gobierno) señaló que el balance de riesgos para el crecimiento ha ampliado su sesgo a la baja, como resultado de factores externos e internos, y algunos mencionaron que se ha tornado más incierto”.

Esos riesgos que mencionan son, a su consideración posibles dificultades con la ratificación del Acuerdo Comercial México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) y nuevas presiones a través de amenazas arancelarias por parte del gobierno de Donald Trump.

Un punto a destacar es que Banxico consideró de suma importancia atender el deterioro de la calificación crediticia soberana y de Pemex, haciendo énfasis en la importancia de evitar más repercusiones en la nota de la deuda de la empresa productiva del Estado, especialmente tras la baja de su calificación por parte de Fitch en junio pasado.

Pero no se detiene todo ahí.  Analistas privados que Banxico consultó recortaron la expectativa de crecimiento económico para 2019 y 2020.

En la “Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado”, que corresponde a junio de 2019, el pronóstico de crecimiento para 2019 bajó hasta 1.13 por ciento desde el 1.32 por ciento en mayo, siendo este su noveno ajuste consecutivo.

Respecto a 2020, los consultados también bajaron de 1.66 por ciento desde el 1.72 por ciento luego de que dos meses este número no se moviera.

Dichos datos corresponden a una media de pronósticos de la encuesta recopilada por el Banco de México  entre 37 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero.

El fantasma de la recesión económica

De acuerdo con Bank of America, el riesgo de que México entre a una recesión económica técnica se hace mayor ante el pronóstico a la baja de la economía mexicana para el segundo trimestre de 2019, adicional a la caída del 0.1 por ciento en los primeros tres meses del año calendario.

Según el augurio del banco estadounidense, si México entra oficialmente en recesión, el peso podría perder valor en caso de que haya una salida de capitales.

En contraste, el martes pasado, Arturo Herrera, nuevo secretario de Hacienda y Crédito Público, dijo que el país está “aún muy, muy lejos” de una crisis económica de este tipo.

“No veo una recesión en puerta”, dijo Herrera; si embargo, expuso su preocupación ante el contexto internacional, mismo que podría repercutir en la moneda nacional, como el bajo crecimiento de las divisas de países desarrollados”.

También dijo que durante su administración en SHCP se mantendrán las metas fiscales que se fijaron en el Paquete Económico 2019, tales como el Superávit primario del 1.0 por ciento respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

También dijo que para el Paquete Económico de 202 se seguirán tres líneas principales: mantener un marco macroeconómico sólido, seguir con la meta del superávit primario, y la estabilidad de los ingresos presupuestarios.

Los otros datos

A pesar de este panorama, el presidente López Obrador insiste en su postura. Durante el festejo por el primer año de su contundente victoria electoral en el Zócalo de la Ciudad de México se refirió a múltiples datos que invitan a compartir su optimismo.

Con esto, López Obrador resumió que México tiene finanzas públicas sanas y destacó que respeta a pesar de las contradicciones al Banco de México.

“Aunque poco, la economía está creciendo, no hay recesión y además, ahora, esto es muy importante, es menos injusta la distribución del ingreso, es decir, hay más desarrollo y más bienestar”, dijo ante el Zócalo que aplaudió su positivismo.

Días después, durante una visita por Michoacán, el presidente aseguró que “hay dos problemas que estoy atendiendo de manera directa, lo demás no me preocupa tanto, la corrupción es papita, el que haya bienestar no me preocupa, va a salir, la economía esta creciendo a pesar de que dicen lo contrario”.

Finalmente sentencio que “mi preocupación y mi ocupación está en dos asuntos, la salud y garantizar la seguridad, que haya paz y que haya tranquilidad en el país”.

Lo bueno y lo malo, según Coparmex

De acuerdo con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), “México sigue creciendo y eso es importante destacar, aunque sea menos de lo que estábamos creciendo”.

Así lo destacó el vicepresidente de Fortalecimiento Estructural de la confederación, José Medina Mora, quien afirmó que “al principio había dicho que la economía podía crecer 2.2% ahora se ajustó a 1.4%, la región de Centro Occidente y Bajío crecerá arriba de 4%, en el sureste hay estados con crecimiento negativo y este 1.4% es un promedio, entonces es importante ver que el país sigue creciendo aunque sea de forma disparejo”.

En ese sentido, destaca claroscuros en las decisiones de AMLO, siendo algo positivo que el gobierno federal ha mantenido un “sano equilibrio fiscal y financiero”, lo que permite que la economía siga hacia delante”.

Un punto más a favor es la serie de pactos entre la iniciativa privada y gobiernos locales en Querétaro, Guanajuato, San Luis, Aguascalientes y Jalisco para el impulso del desarrollo en bloque, lo cual permitirá que dicha región crezca el 4.5 por ciento.

Pese a todo, hay preocupaciones. “Algunos indicadores que dicen que hay que hacer correcciones, el hecho de que tanto Fitch Ratings,  Moody’s y otras agencias internacionales hayan rebajado la calificación de la CFE y Pemex esto no había sucedido en 10 años, pues es alarmante. Porque es algo de cómo se ve Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal desde afuera”, dijo la Coparmex.

AMLO mete incertidumbre a economía: EUA

Mientras tanto, desde el gobierno de Estados Unidos ven que las políticas “contradictorias” de López Obrador han inyectado incertidumbre a la economía mexicana , especialmente las que se relacionan con las finanzas de Pemex y el sector energético.

Así lo indica el Reporte sobre Cima de Inversión en México, realizado por el Departamento de Estado de EUA, donde también se menciona que el gobierno del tabasqueño socava “las reglas del juego” para los inversionistas.

Se dice también que “las perspectivas de ratificación del Tratado Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá para 2019 y un cambio histórico en el Gobierno mexicano el 1 de diciembre de 2018 siguen siendo fuentes clave de incertidumbre para las inversiones”.

Asimismo asegura que “la administración perspectivas de ratificación del Tratado Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá para 2019 y un cambio histórico en el Gobierno mexicano el 1 de diciembre de 2018 siguen siendo fuentes clave de incertidumbre para las inversiones”.

Otro punto que destaca es que los inversionistas ven con preocupación el debilitamiento de la Comisión Federal de Competencia Económica y la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Afirma que el gobierno de AMLO “nombró a cuatro de los siete comisionados de la CRE pasando por encima de las objeciones del Senado, que votó dos veces para rechazar a los nominados, en parte debido a la preocupación que… erosionarían la autonomía política de la CRE”.

Piden que AMLO escuche

En medio de este debate, el diario especializado en temas económicos, el Financial Times, aseguró que tras la renuncia de Carlos Urzúa a la Hacienda mexicana, el presidente López Obrador deberá escuchar a Arturo Herrera, quien lo relevó en el cargo.

La editorial del medio estadounidense asegura que el tabasqueño “debe aceptar noticias desagradables, no seguir confiando en sus propios datos (diferentes)”.

Además destaca que “la carta de renuncia del señor Urzúa no dejó dudas sobre los motivos de su partida después de solo siete meses. Acusó al gobierno de tomar decisiones sin una justificación sólida y de imponer a funcionarios no calificados en puestos clave con claros conflictos de interés”.

López Obrador, en respuesta, aseguró que el diario debería perdirle una disculpa a México ya que “se quedó callado mientras se imponía la corrupción en México, nunca dijo nada, al contrario, aplaudía”.

¿Y qué dicen los mexicanos?

A un año de que AMLO ganó la presidencia de la República, un 54 por ciento de los mexicanos cree que la situación actual mejoró, según la encuesta México, un año después del tsunami, realizada por Consulta Mitofsky.

En esa misma encuesta, un 41.5 por ciento de los consultados cree que la situación ha empeorado, mientras que el resto no quiso responder.

Sin embargo, a pesar de la percepción de mejora, casi la mitad de los ciudadanos, un 48 por ciento, cree que la economía ha empeorado, mientras que un 37 por ciento cree que sigue igual. Un 14 por ciento cree que mejoró.

Seguir leyendo
Anuncios
Anuncios

Política

Anuncios

CDMX

Anuncios

Tienes que leer