Conecte con nosotros

Hemeroteca

AMLO y la 4T: A legitimar el combate a la corrupción

amlo_lozoya, Lozoya, AMLO, 37 kb, Corrupción
Foto: Especial.

Con el arranque de la Cuarta Transformación se esperaba la caída de “peces gordos” para legitimar el combate a la corrupción que durante años el presidente Andrés Manuel López Obrador ha pregonado. Para algunos, tardó en llegar, pero por fin van tras uno: Emilio Lozoya Austin, director de Pemex en tiempos de Peña Nieto. ¿Será este el primero en una lista que hace tiempo espera irse tachando?

Fue uno de los colaboradores más cercanos de Enrique Peña Nieto durante su sexenio, lo cual se pudo prever desde que lo incluyó en su campaña presidencial como coordinador de Vinculación Internacional, lo cual le obligó a dejar su puesto en el Consejo de Administración y Comité de Autoría de OHL México.

Luego, con el triunfo del mexiquense, apenas unos días después de su toma de protesta, el 4 de diciembre de 2012, Emilio Lozoya Austin se convirtió en director general de Pemex.

38 meses después, el 8 de febrero de 2016, fue sustituido por José Antonio González Anaya en el puesto.

Su nombre, desde que comenzó a ser parte del ojo público, ha estado vinculado al escándalo, siendo el más notorio el caso Odebrecht.

TE RECOMENDAMOS: Emilio Lozoya usó helicóptero de Pemex para ir y venir de su casa

La firma brasileña habría pagado sobornos por 10.5 millones de dólares a Lozoya para inyectarse a la campaña presidencial del PRI en 2012. Esto le mantiene hasta la fecha carpetas de investigación abiertas en la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fepade.

En cada señalamiento, Lozoya Austin se ha declarado inocente y víctima de una persecución sin sentido.

También fue acusado de haber sido un pilar fundamental en la asignación de contratos a la empresa OHL, al servir como intermediario y benefactor tras haber sido su trabajador. Lo negó todo.

Lo mismo sucedió en abril de 2016, cuando se le nombró en los Panama Papers, donde fue ligado al despacho panameño Mossack Fonseca, al cual habría buscado para la creación de una empresa offshore en Dubái.

A pesar de los múltiples señalamientos se mantuvo tranquilo durante el peñismo, hasta el 22 de mayo de 2019, cuando al Secretaría de la Función Pública (SFP) lo inhabilitó 10 años de cualquier ejercicio público por falsear su declaración patrimonial.

Pero esa fue solamente la punta del iceberg. En cuestión de días, Emilio Lozoya Austin se convirtió en un prófugo de la justicia.

TE RECOMENDAMOS LEER:  La Interpol alertó sobre distribución de droga con repartidores de comida

No es por el caso Odebrecht: FGR

El siguiente paso en el hundimiento del ex director de Pemex fue el congelamiento de sus cuentas bancarias por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), perteneciente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en donde está un viejo conocido de Lozoya: Santiago Nieto Castillo, quien en 2017 destapó su vínculo con Odebrecht, cuando era fiscal electoral.

Lo que se veía venir terminó por confirmarse: un juez federal giró una orden de aprehensión contra Lozoya Austin al igual que el dueño de la empresa Altos Hornos de México, Alonso Ancira, quien fue detenido casi de inmediato en Mallorca, España.

TE RECOMENDAMOS: Fiscalía aclara que pesquisa contra Lozoya no es por Caso Odebrecht

Se pensaba que todo era por el caso Odebrecht, hasta que el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, lo desmintió. Esto quiere decir que ese tema todavía queda pendiente.

“El tema de Odebrecht no tuvo nada que ver”, en las órdenes de captura de Ancira y Lozoya, dijo el fiscal, quien también explicó que al ex directivo de la petrolera nacional se le señala por el presunto “uso de fondos a través del sistema financiero que son de carácter ilícito para beneficio propio o de terceros”.

También aseguró que fue el propio Pemex quien en marzo pasado presentó la acusación, misma que fue sustentada mediante la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República.

En realidad todo se deriva de la compra-venta de una planta de fertilizantes, operación llevada a cabo entre Pemex y Altos Hornos de México, entre Lozoya y Ancira.

Agronitrogenados, el acabose de Lozoya

En febrero de 2017, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que la compra de la planta de Agronitrogenados, a través de Pro Agroindustria, una empresa de Pemex, en diciembre de 2013, tuvo un sobreprecio de casi 500 millones de dólares, ya que más de la mitad de la planta ya no servía.

Un 60 por ciento de las instalaciones eran inservibles y deberían ser cambiadas; según los vendedores, no se llevó a cabo una evaluación de las condiciones de la planta previo a su venta, ya que supuestamente se perderían las garantías… aunque llevaba 14 años sin operar.

TE RECOMENDAMOS: Emilio Lozoya compró casa de 38 mdp con soborno de Odebrecht

Después, una segunda auditoría, ahora sobre la rehabilitación de la plana, concluyó que PMI Comercio Internacional no cumplió con las disposiciones legales y normativas que aplicaban para el trabajo.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Sicarios levantan y asesinan a sobrino del Chapo Guzmán en Culiacán (VIDEO)

Entre las muchas irregularidades detectadas, la ASF halló deficiencias en la evaluación de las propuestas, falta de control de presupuesto, al igual que de los tiempos fijados en el contrato de rehabilitación y falta de experiencia de la empresa que se creó para la producción de fertilizantes.

Se redujeron metas, pero se aumentó la cantidad contratada sin justificación, a la vez que no se sumó tecnología nueva; tampoco se justificaron los aumentos de costos, ni tampoco se especificó las responsabilidades de las partes. No hubo permisos ambientales, ni se pudo demostrar el cumplimiento de certidumbre adecuado.

De acuerdo con un análisis a la cuenta pública de 015, la inversión inicial para comprar la planta era de 275 millones de dólares, a lo cual debieron sumarse 200 millones más para obras de rehabilitación, dando un total de 475 millones.

Pero en agosto de 2015, PMI Holdings autorizó aumentar en 142.5 por ciento el monto, es decir 285 millones de dólares más, llevando así la transacción final hasta los 760 millones.

Al respecto, el abogado de Lozoya Austin, ya en 2019, inhabilitado, con cuentas congeladas y una orden de aprehensión en su contra, asegura que su cliente “no firmó el contrato de Agronitrogenados”.

“Peña Nieto sabía”: el abogado

Desde la primera “bomba” que tronó, quien siempre ha estado junto a Lozoya es su abogado, Javier Coello.

Tras saberse que había orden de aprehensión contra su defendido, el litigante concedió una entrevista televisiva donde aseguró que para aclarar el caso, citaría al ex presidente Enrique Peña Nieto.

“Yo citaría al presidente Peña Nieto, que declare porque no se movía una sola hoja si no era por instrucciones del presidente”, sentenció tajante.

TE RECOMENDAMOS: Peña Nieto será citado a declarar, afirma abogado de Emilio Lozoya

Pero no se detuvo ahí. También cuestionó que las autoridades federales no estén también buscando a otros funcionarios que eran parte del consejo de la filial de Pemex que concretó la compra de la planta de fertilizantes.

Pedro Joaquín Coldwell, ex secretario de Energía o Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda, fueron dos nombres más que el abogado de Lozoya sugirió como investigables.

Entró a su casa, ya no salió… y no lo encontraron

Lomas de Bezares. Ahí es donde Emilio Lozoya vive… o vivía. Una lujosa propiedad de 38 millones de pesos que adquirió, según una investigación de Mexicanos contra la corrupción y la impunidad (MCCI), con un soborno pagado por Odebrecht.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Economía de México caerá 16.5 por ciento y se recuperará hasta 2025

El 26 de mayo, el ex directivo entró a su casa, según el reporte de dos policía ministeriales, quien también indicaron que ya no lo vieron salir del inmueble.

Los agentes Carlos Mancillas y Cuauhtémoc Maldonado, según su propio parte policial, fueron el lunes al fraccionamiento en que está el hogar del ahora prófugo de la ley.

TE RECOMENDAMOS: Peña Nieto y Calderón vendieron playas públicas al mejor postor

Ahí, los recibió el vigilante en turno del lugar, Juventino Rosas, quien les confirmó que Emilio Lozoya sí vivía ahí, pero que no podía autorizarles el paso. Por ello montaron una vigilancia permanente en las afueras del lugar.

Sin embargo, fue hasta el martes cuando obtuvieron la orden de cateo para entrar a la casa de Lozoya… pero cuando lo hicieron ya no estaba. Se les escapó, de alguna forma, en la cara.

Buscado en 190 países… y amparos a su familia

La Fiscalía General solicitó a la Interpol que emitiera la ficha roja en contra del ahora prófugo, por lo que desde que se emitió la misma Emilio Lozoya es buscado en más de 190 países en el mundo.

Sin embargo, antes de que no se supiera dónde está, Emilio Lozoya consiguió un amparo contra la orden de aprehensión que se giró en su contra, aunque en caso de que se le acuse de delitos con prisión preventiva oficiosa, de nada serviría.

A este recurso legal, se sumaron Marielle Helene Eckes y Gilda Susana Lozoya Austin, esposa y hermana del ex director de Pemex, quienes también evitarían la captura solamente si no se les acusa de delitos graves. A ambas, como a su familiar, se les congelaron sus cuentas bancarias.

TE RECOMENDAMOS: Altos Hornos habría comprado mansión a esposa de Emilio Lozoya

Las dos mujeres indicaron que la jueza de control María Elena Cardona Ramos, adscrita al Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Preventivo Sur, giró una orden de aprehensión en su contra, por lo que el juez Décimo Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal, Erix Zabalgoitia Novales, les concedió la medida cautelar.

Otros familiares que también buscaron protección con un amparo fueron Gilda Margarita Austin y Solís de Lozoya, y Juan Jesús Lozoya Austin, madre y hermano del ahora buscado.

Economía

El gran encierro derrumba la fantasía petrolera en el mundo… y México

fantasia_se_derrumba, Fantasía, 38 kb, petrolera, fantasía, derrumba
Foto: Especial.

Los precios internacionales del crudo pasan por las peores dificultades registradas en el siglo, consecuencia de la incertidumbre que genera en los mercados financieros El Gran Confinamiento a causa de la pandemia por el coronavirus. La pregunta es crítica: ¿Se acabó la fantasía petrolera para el mundo?

Santiago I. Soriano Condado

Ni regalado lo querían. De ese tamaño fue el fondo que el petróleo tocó a mediados de abril, justo cuando la pandemia del coronavirus azotaba con toda su fuerza a Europa y América del Norte.

El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para entrega durante mayo inició el lunes 20 de abril con una cotización de 18 dólares por barril y pasó de forma estrepitosa a un negativo histórico nunca antes visto de -35.22 dólares al cierre de la jornada.

En consecuencia, la mezcla mexicana también sufrió el mismo efecto y cotizó también por primera vez en su historia en números negativos al colocarse en -2.22 dólares.

A pesar de que el efecto duró solamente un día su impacto podría ser de consecuencias irreparables para la mayoría de las economías petrolizadas en el mundo, incluida la del México gobernado por Andrés Manuel López Obrador.

Dicha sacudida al WTI también alcanzó al Brent, el petróleo de referencia europeo y del resto del mundo, que a pesar de no haber tocado precios negativos sí cayó un 8.90 por ciento en un mismo día.

Las razones de este golpe, marcan el camino hacia el futuro del petróleo cuando pase el encierro mundial por el coronavirus.

¿Por qué cayó tanto?

El principal factor de este desplome fue que el martes 21 de abril finalizó en Estados Unidos el plazo para cerrar los contratos de petróleo para entrega en mayo, lo cual significa que para entonces quien tenga un contrato así deberá cumplirlo y encargarse del petróleo que le será entregado ese mes.

Ante tal escenario, los compradores cayeron en desesperación por romper a como diera lugar dichos contratos y dárselos a quien quisiera guardar físicamente esos barriles.

En pocas palabras: hay mucho petróleo y las empresas ya no tienen dónde guardarlo. Literalmente preferían pagar para que se lo llevaran a seguir almacenándolo pues resultaría más costoso que el mismo precio del crudo, lo cual originó los históricos precios negativos de aquella jornada inédita.

Esto se sumo a el hecho de que los precios en el futuro inmediato serían más bajos que los actuales, lo que desde luego borra toda intención de comprar petróleo en estos momentos tan complejos.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Economía de México caerá 16.5 por ciento y se recuperará hasta 2025

Otro elemento que sumó en la caída libre del WTI está vinculado con que la capacidad física de almacenamiento de Estados Unidos se encuentra muy mermada por la acumulación de inventarios.

Saturación y demanda

De esta forma, la saturación de los inventarios y la caída de los petroprecios son consecuencia de el camino incierto que durante los últimos meses el mercado ha tomado por el efecto doble del exceso de producción y un paro súbito en la demanda.

Cabe recordar que desde que inició el 2020, los precios del crudo ya venían a la baja en consecuencia con el exceso productivo y la caída de la demanda en China, donde comenzó la crisis del coronavirus y con ello el freno a la actividad económica. Eran los primeros indicios de lo que ocurriría a escala global.

Pero lo que acabó por empeorar todo sucedió en marzo, mes en el que Rusia rechazó una propuesta de Arabia Saudita para reducir su producción en 1.5 millones de barriles diarios para tratar de evitar lo que finalmente sucedió.

Así, una guerra de precios entre árabes y rusos terminó por hundir el valor del petróleo, llevándose de por medio a las bolsas de todo el mundo en medio de una crisis de salud que a estas alturas aún no acaba por resolverse.

La negativa mexicana

Luego de que el jaloneo de negociaciones entre Moscú y Riad desató una guerra de precios, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) tuvo que reunirse de emergencia para alcanzar un acuerdo… que casi se rompe gracias a México.

Sin embargo, gracias a la intervención de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, la OPEP+ logró acordar reducir en 10% por ciento la producción mundial petrolera a partir del 1 de mayo.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se negó en un principio en reducir en 400 mil barriles diarios su producción, alegando que solamente eran posible 100 mil.

Durante­ una conferencia matutina en Palacio Nacional, el propio López Obrador dijo que la OPEP+ hizo esa petición, pero argumentó que la diferencia con México es que su producción no era como la de Arabia Saudita, que produce 12 millones de barriles.

TE RECOMENDAMOS LEER:  Sicarios asesinan a balazos a 7 personas en Salamanca

En ese contexto, él mismo informó que negoció con el presidente Trump para que Estados Unidos absorbiera los barriles que México finalmente no redujo a cambio de que después serían reembolsados.

Todo esto sucedió ocho días antes de que las empresas comenzaran a pagarle a terceros para que se llevaran el petróleo de sus almacenes.

Quizá ya era tarde

De acuerdo con el economista petrolero venezolano José Toro Hardy en declaraciones concedidas a la BBC, el acuerdo de la OPEP+ probablemente llegó tarde, ya que un recorte de 9.6 millones de barriles diarios es insuficiente porque es mucho menor a la caída de la demanda que se ha generado desde que la situación del coronavirus detonó en Asia.

“En este momento, prácticamente todo el planeta está en cuarentena. No hay consumo de gasolina en los autos, en los aviones, en los buques. La caída de la demanda ha sido tan brusca que se presentan distorsiones muy fuertes”, asegura el sudamericano.

Aunque poco a poco la oferta y la demanda se recuperarán, no es posible saber cuándo pasará hasta que el mundo sepa que finalmente ha controlado la epidemia.

Tras el cataclismo, los precios se recuperaron y operaron de nueva cuenta en números positivos, en gran medida porque existe la nueva esperanza de que la reactivación económica sucederá pronto.

El caso mexicano

Sin embargo, lo que ocurrió ya con el petróleo será un duro golpe para los productores y es probable que borre del mapa de producción a los que sumen dos variables: ser ineficientes y cuyos costos de producción sean muy elevados.

En términos reales, el impacto de la caída en la economía mexicana aún está por verse, especialmente si se toma en cuenta que la actividad petrolera del país es de apenas el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual es 50 por ciento menor a lo que representaba hace 10 años.

A esto se suma que México contrató una cobertura petrolera para 2020, misma que cubre un precio de 49 dólares por barril con el objetivo de protegerse ante la inevitable fluctuación de precios y de esta manera garantizar los ingresos.

El gran “pero” está en el plan económico de López Obrador, donde la extracción de crudo es una de las principales prioridades junto al rescate de Pemex, que sigue atravesando una crisis de producción desde hace décadas, misma que ha ido en declive con el aumento de la misma desde que arrancó el sexenio en 2018.

TE RECOMENDAMOS LEER:  8 de cada 10 mexicanos aprueba gobierno de AMLO: encuesta

Esto también choca con datos del Banco de México (Banxico), los cuales revelan que el petróleo de nuestro país actualmente se colocó a mediados de abril en los precios más bajos desde hace casi 22 años.

Actualmente, el escenario no es más alentador, pues para mayo, mes en que inicia la reducción petrolera acordada con la OPEP+, la mezcla mexicana cerró el primer día en 12.5 dólares, es decir apenas 307.53 pesos por barril.

Las pérdidas de Pemex

Por si fuera poco, la empresa productiva del Estado perdió medio billón de pesos de enero a marzo de 2020, lo cual fue superior a todas las pérdidas de 2019 y, además, es también mayor a todo su presupuesto para este año.

Pemex reportó ante la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) una pérdida de 562 mil 250 millones de pesos (mdp) frente a los 346 mil mdp registradas el año pasado.

La razón por lo que esto pasó, dijo en su reporte trimestral de resultados, fue por l a debilidad del peso frente al dólar que ocasionó una pérdida cambiaria por 469 mil mdp.

“Esta partida de valuación o virtual, es decir, no implica salidas de flujo de efectivo”, declaró la compañía en el documento.

Para colocarlo en contexto, Pemex recibió un presupuesto de 523 mil 400 mdp para 2020, según los criterios generales de política económica de Hacienda. La empresa reportó la semana pasada un recorte de 40 mil 500 millones ante la crisis de precios que vive el sector petrolero.

Asimismo, sus ventas totales disminuyeron 20.3 por ciento a 320 mil mdp por las menores ventas nacionales y de exportación.

El documento también refiere que “las variables más importantes que explican esta situación son la caída del precio de la mezcla mexicana de exportacion y menores precios de rerferencia de gasolinas y diésel“.

Ante ese panorama, el mundo y México quizá resienten el fin de una era a la que todos se resistirán renunciar. Otra realidad que el coronavirus ha transformado cuando nadie estaba listo para ello.

Seguir leyendo

Reporte Nivel Uno No. 111

Política

CDMX

Tienes que leer