Conéctate con nosotros

Mundo

Científica dice que la corrieron por negarse a manipular cifras de covid-19

cientifica_florida, covid-19, 89 kb, Florida
Foto: Especial.

FLORIDA, EUA.- Rebekah Jones, quien hasta hace unos días era la gerente de equipo del Sistema de Información Geográfica en el Departamento de Salud de Florida, Estados Unidos, denunció que fue despedida por negarse a alterar los datos recolectados sobre el covid-19.

Jones encabezó el desarrolló de un portal destinado a monitorear el creciente número de casos de covid-19 en Florida. Esta herramienta permitía proporcionar información detallada y de fácil acceso sobre los casos de coronavirus en el estado.

Incluso. el material ha sido elogiado por investigadores del estado y por la Dra. Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca.

Sin embargo, una investigación del medio local Tampa Bay Times que incluye correos electrónicos de miembros del Departamento de Salud de Florida, demostraría que dentro de la institución existe la intención de alterar los datos obtenidos por el sistema de Jones.

En la investigación se explica que el Departamento de Salud ordenó a Rebekah Jones que eliminara datos del portal por considerarlos falsos, a lo que ella accedió, aunque expresó su disconformidad con la medida. Al día siguiente, la funcionaria fue reemplazada, por lo que no estaba al frente del sistema de preguntas del “Panel de Datos y Vigilancia covid-19 de Florida”.

Días después, Jones asegura que la Dirección del Departamento de Salud le ofreció un acuerdo para que renuncie, en lugar de ser despedida, a partir del 26 de mayo. Sin embargo, al negarse, fue separada.

En una declaración a CBS12 News, Jones dijo que su despido se produjo después de que ella se negó a “cambiar manualmente los datos para obtener apoyo para reabrir el estado”, esto con relación a la reactivación económica que el gobierno de Donald Trump proyecta.

Por su parte, el gobernado de Florida, Ron DeSantis, aseguró que no conocía a Jones ni estaba enterado de su caso. Mientras que la directora de comunicaciones del estado, Helen Aguirre Ferré, acusó que “Rebekah Jones exhibió un curso repetido de insubordinación durante su tiempo en el departamento, incluidas sus decisiones unilaterales de modificar el tablero covid-19 del departamento sin aportes o aprobación del equipo epidemiológico o sus supervisores”.

Todo el estado de Florida entró en la primera fase de recuperación esta semana cuando los dos condados más grandes se unieron al resto del estado para abrir restaurantes, tiendas minoristas y barberías.

El tablero que Jones administró es la mejor fuente oficial de datos detallados sobre cómo la pandemia mortal se está moviendo a través del estado. Estudiarlo es la forma más segura de saber dónde crecen los brotes y dónde se realizan las pruebas.

La eliminación de Jones del proyecto y su posterior despido han generado dudas sobre la imparcialidad y la transparencia del tablero de instrumentos covid-19 de Florida, así como los manejados por otros estados, los cuales siguen la tendencia de la Casa Blanca de abrir la economía por encima de las políticas de aislamiento por coronavirus.

Mundo

Bombardeos de Joe Biden en Siria dejan 17 personas muertas

siria_biden, Joe Biden, 42 kb, EUA, Siria
Foto: Especial.

SIRIA.- Estados Unidos lanzó ayer ataques aéreos en Siria contra instalaciones utilizadas por milicias respaldadas por Irán, que dejó al menos 17 muertos, en represalia a un atentado con cohetes en Irak a mediados de este mes, que causó la muerte de un contratista civil y heridas a un militar estadunidense y a otros soldados de la coalición.

Se trata de la primera acción bélica emprendida por el gobierno del presidente Joe Biden, quien asumió el pasado 20 de enero y en sus primeras semanas ha enfatizado su intención de centrarse en los desafíos que plantea China, incluso mientras persisten las amenazas en Medio Oriente.

“Los ataques destruyeron tres camiones de municiones (…) Hay muchos muertos. Al menos 17 combatientes murieron según un balance preliminar, todos miembros de Hashd al Shaabi”, dijo a la agencia Afp el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, refiriéndose a una milicia supuestamente respaldada por Irán.

“Bajo la dirección del presidente Biden, las fuerzas militares estadunidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

“Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadunidense y de la coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

“La operación envía un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal estadunidense y de la coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de forma deliberada con el objetivo de desescalar la situación general en el este de Siria e Irak”, añadió.

En concreto, la agresión destruyó “múltiples instalaciones situadas en un punto de control fronterizo utilizado por varios grupos milicianos respaldados por Irán”, incluidos Kataeb Hezbolá y Kait’ib Sayyid al-Shuhada (KSS), también conocida como Batallón Sayyid de los Mártires.

Se cree que estas instalaciones serían utilizadas como parte de una operación de contrabando de armas, refirió CNN.

Anteriormente, CBS News y otros medios informaron sobre el ataque aéreo, y algunos preguntaron por qué la represalia tuvo lugar en Siria y no en Irak.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con una docena de cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Erbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana dichos funcionarios indicaron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo.

Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiítas respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadunidenses en Irak.

Un grupo chiíta de milicianos poco conocido, que se autodenomina Saraya Awliya al-Dam (o Brigada de los Guardianes de la Sangre en árabe), se adjudicó la autoría del atentado del 15 de febrero.

Una semana después, un ataque con cohetes en la Zona Verde de Bagdad parecía tener como objetivo el complejo de la embajada de Estados Unidos, pero no hubo heridos.

Esta semana, Irán afirmó que no tiene vínculos con la Brigada de los Guardianes de la Sangre.

La relación entre Estados Unidos e Irán atraviesa una etapa crítica, ante una posible negociación de vuelta al pacto nuclear, del que Estados Unidos se marchó en 2018, durante la administración de Donald Trump.

Irán exige que Estados Unidos levante sin condiciones las sanciones impuestas por Trump.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer