Conéctate con nosotros

Seguridad y Justicia

“Los Chapitos”, hijos del “Chapo”, mataron a hijo del “Señor de los Cielos”

chapitos_cesarin, chapitos, 47 kb, cesarin, Señor de los Cielos, Chapo
Foto: Especial.

SINALOA.- Julio César Carrillo Leyva, alias “Erl Cesarín”, fue ajecurtado en su casa. Era uno de los hermanos Carrillo Leyva, hijos de Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos”, fundador del Cártel de Juárez, fallecido en 1997.

La muerte de uno de los herederos del Cártel de Juárez es señal de la disputa entre ellos y otros hermanos: los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, apodados “Los Chapitos”.

Los hermanos Guzmán que luchan por hacerse del control del Cártel de Sinaloa (CDS) fundado por su padre y controlar las plazas como Navolato son: los Guzmán López: Joaquín, de 34 años, y Ovidio, de 28, y los Guzmán Salazar: Iván Archivaldo, de 39, y Jesús Alfredo, de 36.

El negocio de estos hermanos es el narcotráfico internacional y desde más jóvenes participan en la organización criminal, conocen el funcionamiento del cártel.

Trafican con cocaína y marihuana además de metanfetaminas, hacia Estados Unidos y tienen contactos en América Latina. Recientemente incursionaron el tráfico de fentanilo.

Las redes del Cártel de Sinaloa llegan hasta ciudades como Nueva york hasta Buenos Aires, Argentina. También tiene presencia en 17 estados mexicanos y hasta en 50 países.

Pero “Los Chapitos” quieren controlar totalmente Sinaloa, la cuna del imperio que fundó su padre.Por eso asesinaron al hijo del Señor de los Cielos.

Del otro lado están los hijos de El Señor de los Cielos. Tras el asesinato de “El Cesarín”, sólo sobreviven tres hermanos más: Vicente, Amado y Juan.

César y Juan eran los que estaban al frente del Cártel de Juárez, de acuerdo con InSight Crime.

La rivalidad entre los narcojuniors viene de más atrás. Surgió en 2005 por la enemistad entre el Chapo Guzmán, que lideraba el Cártel de Sinaloa, cuando rompió su relación con los hermanos Beltrán Leyva y se quedó sin una ruta para sacar la droga hacia Estados Unidos.

Ya con una disputa declarada, el Cártel de Juárez buscó a los enemigos del Chapo para que se aliaron y no le permitieran el paso de su droga.

Otro de sus enemigos es Ismael “El Mayo” Zambada, quien fuera mano derecha de su padre. A esto se suman las fricciones con su tío El Guano, principalmente por controlar el territorio de tráfico y los supuestos pagos de extorsiones que pensaban que él cobraba en algunos sitios de Sinaloa.

Los Beltrán Leyva también están en la lucha. “Los chapitos” heredaron la rivalidad de ese cártel fundado por su padre. En 2016, se reportó que más de 100 integrantes de la organización de los Beltrán Leyva fueron los autores del saqueo de la casa de la madre de el Chapo en las montañas de Sinaloa, lo que la obligó a huir de la región junto con cientos de personas más de comunidades cercanas, de acuerdo con InSight Crime.

Actualmente, el ex mano derecha de su padre, “El Mayo”, parece el enemigo interno número uno de Los chapitos. Adicionalmente, se han reportado fricciones familiares con su tío, El Guano, por el control del territorio de tráfico y los presuntos pagos de extorsiones que se pensaba que él cobraba en algunos lugares de Sinaloa.

Los Chapitos tienen la mira puesta en atacar la organización Beltrán Leyva, que era aliada del Cártel de Sinaloa antes de que una división en 2008 desatara una sangrienta guerra entre los dos grupos.

Actualmente, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) sigue siendo uno de los mayores enemigos de Los Chapitos, por su disputa con el Cartel de Sinaloa por el control absoluto de México. Incluso, se dice que el cabecilla del CJNG Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, busca la muerte de los hijos del Chapo Guzmán.

Seguridad y Justicia

Guerra interna del CJNG amenaza con más sangre en México (VIDEO)

cjng_sicarios, CJNG, 44 kb, Sicarios, Veracruz
Foto: Especial.

MÉXICO.- México es escenario de una nueva narcoguerra, una revuelta al interior del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que amenaza con desbordarse. Los protagonistas son hombres del círculo cercano de Nemesio Oseguera Cervantes, el “Mencho”, identificado como líder absoluto de la organización criminal.

Todo inició con la llegada de Carlos Andrés Rivera Varela, conocido como la “Firma” a la plaza de Puerto Vallarta, Jalisco. Según informes locales, este hombre de origen colombiano está dispuesto a arrebatarle el control de la región a Agustín González Chavarín, “Don Guty” y/o “El 14″, capturado el pasado mes de noviembre en este balneario mexicano.

Rivera Varela llegó al CJNG luego de que Gonzalo Mendoza Gaytán, alias el “Sapo”, brazo derecho del “Mencho”, tuviera la encomienda de conquistar las tierras del Bajío.

Su cercanía al Sapo, supuestamente responsable de ampliar la zona de operación del CJNG en todo el país, lo hizo ganar terreno en Jalisco. Las versiones recogen que ya con poder, la “Firma” ha puesto precio a las cabezas de varios operadores del Cártel Jalisco.

La “Firma”, sin embargo, tiene intereses más altos como hacerse del control de todo Jalisco.

El pasado 18 de diciembre, Puerto Vallarta entró en pánico. En el segundo centro turístico de México, el ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz fue asesinado a balazos en un restaurante bar.

La principal línea de investigación sombreó el nombre del Cártel Jalisco Nueva Generación. Fuentes ministeriales apuntaron al colombiano Carlos Andrés Rivera Varela, la “Firma” y a sus aliados, Julio César Moreno Pinzón, el “Tarjetas”, quien habría ordenado el atentado contra el titular de la SSC CDMX, Omar García Harfuch; y un sujeto identificado como la “Gallina”.

Se presume que estos tres operadores habrían enviado una célula criminal entrenada en campamentos de Tomatlán (Puerto Vallarta) para cometer el ataque contra Sandoval, quien llegó a la zona para vacacionar.

En un informe, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos señala la importancia logística de Puerto Vallarta para las organizaciones criminales, que desde 2008 acumula sucesos violentos.

En los últimos años, el Cártel Jalisco Nueva Generación ha impuesto un sangriento manual escrito por los líderes de la organización.

Su dirigente Nemesio Oseguera Cervantes es uno de los criminales más buscados por la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA). En marzo pasado, el Departamento de Justicia ofreció hasta USD 10 millones por pistas que ayuden a atraparle.

Oseguera dirige el CJNG al menos desde el 2000 y ha logrado expandirlo a la mayoría de los estados de México y a varias ciudades de Estados Unidos. A la par del crecimiento de la estructura criminal, crecieron los secuaces del Mencho, quienes hoy son una amenaza más para la endeble o, mejor dicho, inexistente paz que hay en México.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer