Conecte con nosotros

Ciencia y Tecnología

Descubren esperma gigante de hace 100 millones de años

esperma_gigante, Esperma, 76 kb, Gigante
Foto: Especial.

CHINA.- Científicos chinos han descubierto el esperma animal más antiguo hallado nunca, en un ostrácodo -un crustáceo del tamaño de una semilla de amapola- que vivió hace más de 100 millones de años, informaron hoy los medios locales.

Aunque se trata de un organismo diminuto, el esperma fosilizado encontrado por los investigadores es cuatro veces mayor que el humano, según el portal de noticias chino “Sixth Tone“.

Los ostrácodos son unos minúsculos artrópodos que han permanecido invariables durante milenios desde hace al menos 500 millones de años, casi 400 millones antes de la desaparición de los dinosaurios, y han sobrevivido a múltiples extinciones de otras especies.

El esperma de los actuales puede ser 100 veces mayor que el de los humanos, lo que ha llevado a los científicos a denominarlo “esperma gigante”.

Las nuevas evidencias halladas en fósiles sugieren que los antiguos ostrácodos desarrollaron ese tipo de “esperma gigante” en el periodo cretácico.

El descubrimiento fue publicado el pasado miércoles en el diario científico británico “Proceedings of the Royal Society”, dedicado a los hallazgos biológicos.

“No sabemos por qué pero el esperma debe ser muy funcional, de otra forma la selección natural habría eliminado los trazos”, explicó a Sixth Tone uno de los responsables de la investigación china, Wang He, del Instituto de Geología y Paleontología de Nankín.

Wang y el resto del equipo recibieron una pieza de ámbar de Myanmar hace unos años.

Al principio, según el científico, intentaron comprobar si los puntos negros que se veían en su interior eran ostrácodos ya que éstos, al ser acuáticos, no se suelen encontrar en resinas vegetales.

Pero posteriormente descubrieron detalles mucho más interesantes, al ver que en cada capa del ámbar aparecían nuevos hallazgos, como si se tratase de una muñeca rusa.

Los escáneres por tomografía computarizada (TAC) revelaron que no solo los animales en la resina eran ostrácodos, sino que además los tejidos blandos estaban bien preservados.

Wang descubrió un bulto en un órgano reproductivo de un ostrácodo hembra y una reconstrucción en 3D mostró que se trataba de una mancha de esperma serpenteante y fibrosa.

“Este nuevo descubrimiento es una prueba irrefutable de que el esperma gigante tiene al menos una antigüedad de cien millones de años y probablemente mucho mayor”, dijo al portal chino Robin Smith, un experto en ostrácodos del Museo Lake Biwa de Japón.

Smith explicó que antes de este descubrimiento, los científicos solo tenían una prueba indirecta del esperma gigante en antiguos ostrácodos por el tamaño de sus órganos reproductivos en los fósiles.

Debido al sitio donde se encontró el esperma en el órgano reproductivo del ejemplar hembra, Wang cree que la copulación debió ocurrir justo antes de que el animal se quedase atrapado en la resina viscosa del ámbar.

Un ostrácodo macho apareció también en el ámbar cerca de la hembra, pero los científicos no pudieron confirmar si había sido el artífice de la cópula.

Ciencia y Tecnología

Covid-19 podría afectar espermatozoides y provocar abortos espontáneos

covid, covid, 76 kb, covid

MÉXICO.-  Un estudio realizado realizado sugiere que la enfermedad covid-19  fragmenta el ADN de los espermatozoides, lo que podría aumentar los abortos espontáneos y anomalías en los embriones.

Los titulares de la investigación, el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik, directores de la clínica MARGen, ubicada en Granada, España, realizaron un meta-análisis que contempla un total de 6 mil 771 tentativas de fecundación in vitro (FIV) y 17 mil 879 embriones transferidos.

Los resultados de los ensayos arrojaron que las posibilidades de esta fragmentación de espermatozoides por covid-19 tendría como consecuencia anomalías cromosómicas en embriones, fetos y descendencia, disminución de la probabilidad de implantación de los embriones y aumento la frecuencia de abortos espontáneos.

Así, explican que el coronavirus no entra en los espermatozoides maduros, sin embargo, puede infectar otros tipos de células del testículo importantes para el desarrollo y la maturación de los espermatozoides. En el caso de la infección de células testiculares, un reporte de The European Journal of Contraception & Reproductive Health Care, indica que la fragmentación es real.

Con esto se demuestra que los espermatozoides pueden ser responsables, o corresponsables, de problemas de infertilidad que no hace mucho se asignaban a los óvulos. Pero la infertilidad causada por la fragmentación del ADN espermático se sitúa entre un 10 y 20 por ciento.

Ahora, considerando que si el 50 por ciento de los casos de infertilidad tienen su origen en el hombre, esta fragmentación resulta relevante y un motivo de tratamiento tanto in vivo como in vitro, según la situación personal e individual de cada pareja y su historia clínica.

Seguir leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer