Conéctate con nosotros

Mundo

Acusan a enfermera de matar a 8 bebés

La enfermera británica Lucy Letby, de 30 años, ha sido arrestada y acusada de haber asesinado a ocho bebés y del intento de homicidio de otros 10 en un hospital de Chester (noroeste de Inglaterra) entre el 2015 y el 2016.

La mujer, que ya era sospechosa de los crímenes desde 2018 -cuando fue detenida por primera vez-, fue arrestada de nuevo y fue acusada por la policía tras recibir la autorización de la Fiscalía de la Corona. Letby, vecina de Hereford -localidad cercana a Chester- será presentada ante el Tribunal de Warrington este jueves, informó la Policía de Cheshire en un comunicado.

Los cargos presentados contra ella corresponden al período entre junio de 2015 y junio de 2016, cuando se produjeron varios fallecimientos por causas inexplicables de recién nacidos en el hospital Condesa de Chester.

El caso conmocionó al Reino Unido, sobre todo a partir de que las sospechas de las muertes de los recién nacidos comenzaran a dirigirse en 2018 sobre la enfermera.

Letby trabajó como estudiante en prácticas en el centro público durante tres años, antes de terminar sus estudios en la universidad local y especializarse como enfermera infantil.

Desde entonces, la acusada trabajó en la unidad neonatal, especializada en bebés que requieren distintos niveles de cuidados. Cada año, esta unidad atiende a unos 400 bebés, pero desde finales de julio de 2016 dejó de admitir a niños nacidos antes de las 32 semanas de gestación, momento desde el cual no se registraron más muertes. Un informe publicado en 2017 por el Real Colegio Médico de Pediatras y Salud Infantil concluyó que no existía «ninguna causa» que explicase el aumento de muertes en la unidad, registradas a partir de 2014. En ese año tres recién nacidos murieron, mientras que en 2015 lo hicieron ocho y en 2016 seis.

La Voz de Galicia

Enfermera, Asesina, Chester, Inglaterra, Juicio

Mundo

Condenan a violador a 146 azotes en Indonesia y se desmaya a medio castigo

Un violador se desmayó luego de que no aguantara la primera tanda de 146 azotes que le impusieron como pena por haber violado a una niña.

Los hechos ocurrieron en la provincia indonesia de Aceh, sitio que está envlavado en la única provincia en la que aún se aplica la ley islámica.

De acuerdo con reportes de medios internacionales, el hombre de 19 años pició al oficial enmascarado que le propinaba los bastonazos que detuviera el castigo, pero no le concedieron tregua por lo que cayó desmayado. Una vez que recupera la conciencia y ser atendido por médicos continuaron con la sentencia.

La provincia de Aceh, localizada al extremo norte de la isla de Sumatra, es la única región de Indonesia donde se aplica la ley islámica, en virtud de acuerdo de autonomía pactado con el Gobierno central para poner fin a sus movimientos separatistas.

Las flagelaciones públicas son corrientes en Aceh, aplicándose en delitos que van desde el adulterio hasta participar en juegos de azar, consumir alcohol o mantener relaciones homosexuales o prematrimoniales, y son blanco de críticas de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. Así, en julio pasado, Usman Hamid, director ejecutivo de Amnistía Internacional en Indonesia, instó a las autoridades del país a prohibir de una vez para siempre este tipo de penas.

“Los azotes son una práctica cruel e infrahumana que causa traumas físicos al igual que mentales. Es un castigo que nunca debe ser normalizado, ni tolerado”, denunció Hamid.

AZOTES, INDONESIA, VIOLADOR, NIÑA

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer