Conéctate con nosotros

Seguridad y Justicia

¿De cuánto es la fortuna millonaria escondida del “Chapo” Guzmán?

Chapo Guzmán, 57 KB, Chapo Guzmán, Chapo
Foto: Especial.

MÉXICO.- Tras declarar la cadena perpetua al narcotraficante, Joaquín El Chapo Guzmán, el siguiente paso para autoridades mexicanas y estadounidenses fue crear una comisión binacional para ponerse de acuerdo acerca de cómo iban a repartirse los bienes y ganancias que obtuvo el capo en sus operaciones con el Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con el juicio, Guzmán Loera cuenta con 12.666 mil millones de dólares de los que una parte serían ocupados para financiar el muro fronterizo de Donald Trump, dijo el presidente de Estados Unidos, y otra para dárselo a los mexicanos, sugirió Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

No obstante, la existencia de ese dinero sólo ha sido sugerida por testigos que participaron en el juicio del narcotraficante sinaloense, que fue extraditado a Estados Unidos en 2017. No hay documentos que comprueben que Guzmán Loera sea dueño de bienes o cuentas en el banco que respondan a la millonaria fortuna que se le adjudica.

Según una investigación hecha por el semanario Proceso, en la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC por sus siglas en inglés) no existen registros en los que el nombre del capo, el de alguno de sus familiares u otros presta nombres aparezcan como dueños de empresas o inmuebles, a pesar de que se han monitoreado sus transacciones durante una década. Únicamente han podido comprobar, que a él pertenecen algunas joyas y armas, pero nada que justifique las ganancias mencionadas por los testigos.

Sólo existen registros de algunos vínculos probables con el ex líder del Cártel de Sinaloa, así como con empresas de lavado de dinero, a través de otros narcotraficantes.

De acuerdo con la revista de periodismo de investigación, en 2007 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en su lista de Traficantes de Narcóticos Especialmente Designados (SDNT), al colombiano Jorge Luis Llano Gazia, señalado por apoyar u ofrecer servicio a los narcotraficantes Ismael El Mayo Zambada y el Chapo Guzmán Loera.

El implicado fundó empresas como Audio Alarmas S.A. de C.V. y Basaltos Tonalá S.A. de CV., para lavar el dinero obtenido del tráfico de cocaína del Cártel de Sinaloa. Pero en los documentos de los negocios, tampoco aparece de manera directa el nombre del “Chapo”, sino el de su operador Agustín Reyes Garza, “Don Pilo”. Estas y otras 255 empresas se han documentado por la OFAC, como operadoras del grupo de crimen organizado, pero en ninguna se puede comprobar una relación con el narcotraficante sinaloense.

Por su parte, Jorge Milton Cifuentes Villa, otro criminal colombiano, testificó en el juicio del Chapo Gumzán y mencionó que puso a disposición del narcotraficante por lo menos 64 empresas dedicadas a giros de ropa, minería, café, construcción, gimnasios y centros comerciales para facilitar la operación de tráfico de cocaína.

La OFAC confirmó que estas compañías estuvieron relacionadas con actividades ilícitas, pero no se pudo confirmar de manera oficial que el capo tuviera participación directa en ellas.

De acuerdo con la investigación de Proceso, el modo en que el Chapo Guzmán manejó sus propiedades y negocios difiere de cómo lo han hecho otros narcotraficantes también fichados por la justicia estadounidense. En el caso de Juan José Esparragoza, El Azul, se ha confirmado que su familia posee por lo menos tres lujosos fraccionamientos de viviendas en Culiacán, Sinaloa y Guadalajara, Jalisco.

Seguridad y Justicia

Caso Cienfuegos: ¿Por qué lo perdonó el gobierno de López Obrador?

amlo_cienfuegos, AMLO, 33 kb, Cienfuegos, DEA
Foto: Especial.

MÉXICO.- Lo detuvieron en octubre, cuando viajaba acompañado de su familia a Estados Unidos. Aquella vez se supo que la captura del general en retiro Salvador Cienfuegos había sido por petición de la Administración para el Control de Drogas, la DEA.

La noticia sacudió a México, pues era un hecho inédito, ya que por primera vez un militar mexicano de tan alto rango era arrestado por las autoridades estadounidenses.

El Departamento de Justicia de EE.UU. informó el jueves 15 de octubre del año pasado que Cienfuegos Zepeda, identificado como “El Padrino”, enfrentaba cuatro cargos relacionados con el tráfico de drogas.

Hasta ese momento, solo se había producido la detención y acusación del exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna. Pero un posible juicio a Cienfuegos Zepeda estaría un peldaño más arriba.

“Nunca había pasado que detuvieron a un secretario de la Defensa Nacional y menos en un país extranjero. Y es más notable porque el ejército, dentro del país, siempre había sido intocable”, dijo aquella vez para la BBC el analista en seguridad César Gutiérrez.

¿Pero de qué acusaban a Salvador Cienfuegos?? Como revela la acusación oficial, desde agosto de 2019 el Departamento de Justicia de Estados Unidos inició una larga investigación en contra de “El Padrino” o simplemente “Zepeda”, como lo llamaban en las pesquisas.

En ese momento, el tribunal federal del Distrito Este de Nueva York señaló que tres cargos eran por presuntos actos de narcotráfico entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

El acusado, al lado de otros, “tenía conocimiento o conspiró intencionalmente para manufacturar o distribuir una o más sustancias controladas, con la intención, conocimiento y motivos razonables para creer que dichas sustancias serían importadas ilegalmente a Estados Unidos desde un lugar exterior”, dictaba la acusación fundamentada en unas indagatorias que tardaron años en realizarse.

Las drogas en cuestión eran heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana en distintas cantidades. Sí, un secretario de la Defensa encargado de traficar todo un surtido rico de sustancias prohibidas.

El cuarto cargo del que lo acusaban era lavado de dinero “procedente” de actividades del narcotráfico a través de la transferencia de recursos entre Estados Unidos y México.

Además, según los señalamientos del momento, bajo su mando, Cienfuegos Zepeda presuntamente ordenaba evitar confrontaciones militares contra el cártel para el que supuestamente trabajaba, el del H2, realizar operativos contra sus grupos rivales, facilitarle sus operaciones y advertir sobre operativos antinarco estadounidenses.

Tras su captura, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo el día siguiente que este no era investigado en el país por ningún cargo y que recibió la noticia el mismo día de su detención.

Pero poco más de un mes después, con las elecciones de EUA celebradas y en medio de la resistencia de Trump a reconocer el triunfo de Biden, sumado al rechazo de AMLO a hacer lo propio como Jefe de Estado, las autoridades desecharon la acusación contra el general y lo entregaron a México. El 19 de ese mes aterrizaba en territorio mexicano y 58 días después quedaría totalmente exonerado, totalmente libre de culpa.

Y la pregunta es inevitable: ¿Qué hace al “Padrino” intocable? ¿A qué intereses responden las autoridades para que un militar de tan alto rango acusado directamente por la todapoderosa DEA de ser comparsa, protector y colaborador del narco en México, sea exonerado?

Esas respuestas, lamentablemente, es muy probable que nunca las sepamos.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer