Conéctate con nosotros

Mundo

Gobierno de Trump entregó 320.5 mdd al de AMLO por Iniciativa Mérida

amlo_trump, AMLO, 84 kb, Trump, Cienfuegos, Iniciativa Mérida
Foto: Especial.

MÉXICO.- En sus dos primeros años, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibió 320.5 millones de dólares del gobierno de Donald Trump a través de la Iniciativa Mérida, un tratado internacional de seguridad entre ambas naciones para combatir el crimen organizado y la violencia asociada. Y este 2021 tiene proyectado recibir 159 millones de dólares más.

Aun cuando el mandatario mexicano declara públicamente que busca desaparecer este Plan que data del sexenio de Felipe Calderón, y reorientar los fondos al desarrollo y creación de empleos, lo cierto es que el dinero de la Iniciativa Mérida sigue fluyendo a México a través de tres cuentas: la del Control Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INCLE, por sus siglas en inglés), el Fondo de Apoyo Económico (ESF) y el Programa de Financiamiento Militar Extranjero (FMF).

En contraste, la Iniciativa Mérida no ha destinado recursos para el Programa de Asistencia para el Desarrollo desde 2018, indica un reporte del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos (CRS). Organizaciones no gubernamentales también han sido beneficiarias de los recursos del programa.

El informe, que hace un recuento de la relación entre México y su país vecino en los últimos años, revela que el gobierno del presidente López Obrador recibió en 2019 alrededor de 162.5 millones de dólares a través de la Iniciativa Mérida, y en 2020 se le autorizaron otros 158 millones.

“La administración Trump solicitó 63.8 millones para México en el año fiscal 2021, casi 60 por ciento menos que el nivel estimado para el año fiscal 2020. Sus principales prioridades de asistencia externa para México eran disuadir los flujos de migrantes no autorizados a los Estados Unidos y desbaratar las organizaciones criminales transnacionales fortaleciendo el estado de derecho, previniendo el crimen, protegiendo los derechos humanos y promoviendo la transparencia en México”, indica el documento fechado el pasado 7 de enero.

Sin embargo, el Congreso estadounidense decidió proporcionar a nuestro país casi 159 millones de dólares para este año, es decir aproximadamente 95 millones por encima de lo solicitado por Donald Trump.

López Obrador ha declarado que su gobierno quiere desaparecer la Iniciativa Mérida y reorientar estos recursos al desarrollo. La primera vez que hizo mención al tema fue en su conferencia del 7 de mayo de 2019.

Ese día informó que la Secretaría de Relaciones Exteriores buscaba reorientar los recursos de este acuerdo en acciones de cooperación para el desarrollo del sureste de México y los países de Centroamérica.

“Lo de la Iniciativa Mérida, queremos que se reoriente por completo, porque eso no ha funcionado. No queremos que haya cooperación para el uso de la fuerza, queremos que haya cooperación para el desarrollo, no queremos la llamada Iniciativa Mérida. La propuesta que estamos haciendo es la del plan de desarrollo para el sureste y los países centroamericanos. Queremos que la inversión se dedique a las actividades productivas y a la creación de empleos; no queremos helicópteros artillados, no queremos recursos para otro tipo de apoyos militares, lo que queremos es producción y trabajo”, dijo.

La última vez que el tema salió a relucir en una mañanera fue el pasado 18 de noviembre de 2020, cuando el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó que no se ha adquirido “ni un helicóptero” con los fondos de ese Plan.

“La instrucción que nos ha dado el Presidente es de no aplicar esos recursos como se estaba haciendo para comprar armas, helicópteros, etcétera, etcétera, etcétera. El Gobierno de México ha expresado ya en varias ocasiones que esa iniciativa se debe de rehacer, es decir, para nosotros ya la Iniciativa Mérida quedó sin efecto por lo que hace al Gobierno de México”, dijo el Canciller.

Los datos que tiene el Congreso estadounidense indican, sin embargo, otra cosa. Su informe señala que el Departamento de Defensa “supervisó la adquisición y entrega de equipo proporcionado a través de la cuenta FMF (financiamiento militar extranjero), y la cooperación militar bilateral ha aumentado junto con la aplicación de la ley y el intercambio de inteligencia relacionados con la Iniciativa Mérida”.

Solo en 2020, el gobierno mexicano recibió cinco millones de dólares a través de esta cuenta de cooperación militar, además de 1.8 millones de dólares vía fondos de Educación y Entrenamiento Militar Internacional (IMET). Estos últimos “apoyan programas de entrenamiento para el Ejército mexicano, incluidos cursos en los Estados Unidos”.

Además del financiamiento de la Iniciativa Mérida, el documento indica que el Departamento de Estado brinda capacitación adicional, equipamiento y otro tipo de apoyo a México.

“La asistencia del Departamento de Defensa, que ascendió a unos 55.3 millones de dólares en el año fiscal 2019, respalda los esfuerzos de México para mejorar la seguridad en áreas de alta criminalidad, rastrear y capturar sospechosos, fortalecer la seguridad fronteriza e interrumpir los flujos ilícitos”, añade el documento.

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, aseguró ayer que la Iniciativa Mérida ha evolucionado conforme a la estrategia que cada gobierno ha tenido en nuestro país. “Ahora consiste casi totalmente en apoyar el nuevo sistema penal en México para terminar con la impunidad y en programas de capacitación”, dijo.

Pese a algunos indicadores de éxito del programa —que incluyen intercambio de inteligencia y cooperación policial para extraditar delincuentes de alto perfil y estándares internacionales de capacitación de policías, fiscales y jueces —, el informe reconoce que la escalada de violencia en México continúa así como las muertes por sobredosis en Estados Unidos.

Plantea, en consecuencia, que el Congreso americano pueda monitorear la eficacia de los esfuerzos financiados por Estados Unidos, recomendar formas de responder a los desafíos planteados por la evolución de las actividades ilícitas y los cambios en las políticas de México y tratar de influir en la administración de Joe Biden para equilibrar las prioridades de asistencia de ese país a México.

Mundo

Bombardeos de Joe Biden en Siria dejan 17 personas muertas

siria_biden, Joe Biden, 42 kb, EUA, Siria
Foto: Especial.

SIRIA.- Estados Unidos lanzó ayer ataques aéreos en Siria contra instalaciones utilizadas por milicias respaldadas por Irán, que dejó al menos 17 muertos, en represalia a un atentado con cohetes en Irak a mediados de este mes, que causó la muerte de un contratista civil y heridas a un militar estadunidense y a otros soldados de la coalición.

Se trata de la primera acción bélica emprendida por el gobierno del presidente Joe Biden, quien asumió el pasado 20 de enero y en sus primeras semanas ha enfatizado su intención de centrarse en los desafíos que plantea China, incluso mientras persisten las amenazas en Medio Oriente.

“Los ataques destruyeron tres camiones de municiones (…) Hay muchos muertos. Al menos 17 combatientes murieron según un balance preliminar, todos miembros de Hashd al Shaabi”, dijo a la agencia Afp el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, refiriéndose a una milicia supuestamente respaldada por Irán.

“Bajo la dirección del presidente Biden, las fuerzas militares estadunidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

“Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadunidense y de la coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

“La operación envía un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal estadunidense y de la coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de forma deliberada con el objetivo de desescalar la situación general en el este de Siria e Irak”, añadió.

En concreto, la agresión destruyó “múltiples instalaciones situadas en un punto de control fronterizo utilizado por varios grupos milicianos respaldados por Irán”, incluidos Kataeb Hezbolá y Kait’ib Sayyid al-Shuhada (KSS), también conocida como Batallón Sayyid de los Mártires.

Se cree que estas instalaciones serían utilizadas como parte de una operación de contrabando de armas, refirió CNN.

Anteriormente, CBS News y otros medios informaron sobre el ataque aéreo, y algunos preguntaron por qué la represalia tuvo lugar en Siria y no en Irak.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con una docena de cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Erbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana dichos funcionarios indicaron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo.

Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiítas respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadunidenses en Irak.

Un grupo chiíta de milicianos poco conocido, que se autodenomina Saraya Awliya al-Dam (o Brigada de los Guardianes de la Sangre en árabe), se adjudicó la autoría del atentado del 15 de febrero.

Una semana después, un ataque con cohetes en la Zona Verde de Bagdad parecía tener como objetivo el complejo de la embajada de Estados Unidos, pero no hubo heridos.

Esta semana, Irán afirmó que no tiene vínculos con la Brigada de los Guardianes de la Sangre.

La relación entre Estados Unidos e Irán atraviesa una etapa crítica, ante una posible negociación de vuelta al pacto nuclear, del que Estados Unidos se marchó en 2018, durante la administración de Donald Trump.

Irán exige que Estados Unidos levante sin condiciones las sanciones impuestas por Trump.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer