Conéctate con nosotros

Mundo

Reforma migratoria de Biden daría ciudadanía quien lleve 8 años en EUA

biden, biden, 79 kb, biden
Foto: Especial.

ESTADOS UNIDOS.- Joe Biden, presidente de Estados Unidos, implementará una reforma radical de las leyes de inmigración de la nación el día de su investidura, incluida una vía de ocho años hacia la ciudadanía para inmigrantes sin estatus legal y una expansión de las admisiones de refugiados, de acuerdo con The Washington Post.

Según dicho medio, la propuesta legislativa de Biden, que se enviará al Congreso el miércoles, también incluye un fuerte enfoque en abordar las causas fundamentales de la migración desde Centroamérica, una parte clave de la cartera de política exterior de Biden cuando se desempeñó como vicepresidente.

La pieza central del plan de Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris es la vía de ocho años, que pondría a millones de inmigrantes calificados en un estado temporal durante cinco años y luego les otorgaría una tarjeta verde una vez que cumplan con ciertos requisitos como verificación de antecedentes y pago de impuestos. Podrían solicitar la ciudadanía tres años después. Para calificar, los inmigrantes deben haber estado en los Estados Unidos el 1 de enero, una medida destinada a frenar cualquier apuro hacia la frontera.

Los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia -que otorgó protecciones clave para los “soñadores”- y el programa de estatus de protección temporal para migrantes de naciones devastadas por desastres podrían solicitar una tarjeta verde de inmediato. Los detalles fueron descritos por funcionarios de transición que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

El plan del presidente ha sido recibido con elogios de los defensores de la inmigración y los legisladores demócratas que han trabajado duro para reformar el sistema de inmigración durante décadas. Pero también llega en un momento en que el Partido Republicano, liderado por el presidente Trump, se ha desplazado hacia la derecha en materia de inmigración, lo que complica los esfuerzos por lograr un acuerdo que pueda obtener suficiente apoyo republicano.

En un contraste significativo con la administración de Obama, que fue fuertemente criticada por la comunidad latina por no abordar la inmigración cuando los demócratas controlaban la Cámara, el Senado y la Casa Blanca al principio del mandato del presidente Barack Obama, Biden ha hecho de la inmigración su principal prioridad legislativa detrás de la situación provocada por la pandemia del coronavirus.

“Tener liderazgo hace una gran diferencia”, dijo el lunes el senador Robert Menendez en una entrevista. “No se puede lograr una reforma migratoria sin el liderazgo presidencial, y por lo que veo, la seriedad de su propósito al comenzar me da una muy buena sensación de que el presidente realmente va a usar capital para tratar de que esto suceda”.

El esfuerzo de Biden marcaría el intento más sustancial de una reforma migratoria integral desde que el Senado aprobó una ley en 2013, solo para que colapsara en la Cámara, luego controlada por los republicanos, al año siguiente. Después de ese colapso, la presión de los legisladores demócratas y los defensores de la inmigración empujó a Obama a realizar un esfuerzo de gran alcance destinado a proteger a los padres de hijos ciudadanos estadounidenses y titulares de tarjetas verdes en el país, pero esa acción fue bloqueada de inmediato en los tribunales.

Bajo Trump, el Senado controlado por el Partido Republicano intentó aprobar varias revisiones a las leyes de inmigración de Estados Unidos, impulsadas por el intento unilateral del presidente saliente de cancelar las protecciones temporales para los jóvenes inmigrantes. Trump finalmente fue rechazado por la Corte Suprema en su impulso para poner fin al DACA.

Mundo

CJNG desplaza al Cártel de Sinaloa en control territorial de Estados Unidos

cjng_cds, CJNG, 56 kb, BC
Foto: Especial.

ESTADOS UNIDOS.- El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) desplazó al Cártel de Sinaloa y a otras organizaciones criminales en Estados Unidos, hasta convertirse en el segundo con mayor control territorial en ese país.

Al comparar los mapas de la Evaluación Nacional de Amenaza de las Drogas de la DEA entre 2017 y 2020 puede observarse que en apenas tres años, el CJNG literalmente se adueñó de plazas estratégicas en distintas partes de ese país, incluidos algunos puertos fronterizos.

En tanto, el cártel de Sinaloa consolidó su control sobre los puntos de entrada clave de la frontera en estados como Baja California, Sonora, Chihuahua y Coahuila, mientras el CJNG se fortaleció en Tamaulipas y algunas partes de Chihuahua y Baja California, considerados fundamentales para el contrabando de droga.

Mientras tanto, del otro lado de la frontera, en ciudades de relevancia histórica, geográfica y cultural como Dallas, Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Miami y Phoenix los cárteles mexicanos parecen tener una tregua, pues operan indistintamente organizaciones como el cártel de Sinaloa, el CJNG, los Beltrán Leyva y el Cártel del Golfo.

En la comparación de mapas trazados a partir de información obtenida en campo por agentes de la DEA, con las posiciones de los cárteles en los principales puertos de entrada entre México y Estados Unidos, muestran que de 2017 a 2020 desaparecieron de la franja fronteriza organizaciones como Los Zetas, el Cártel de Juárez y el Cártel del Golfo, a pesar que los tres permanecen activos, de acuerdo con autoridades judiciales estadunidenses.

Eagle Pass paralela a Piedras Negras (Coahuila) por ejemplo, pasó de manos de Los Zetas al cártel de Sinaloa en ese lapso. Mientras que en El Paso frente a Ciudad Juárez (Chihuahua), el Cártel de Juárez, que ya compartía la aduana con el CJNG y el CDS, desapareció cediendo su preponderancia a estas organizaciones y permitiendo un mínimo territorio en la ciudad a la organización de los Beltrán Leyva.

En 2017 Laredo, ciudad gemela de Nuevo Laredo (Tamaulipas) era dominada por Los Zetas y contaba con presencia mínima de los cárteles de Sinaloa, del Golfo, el CJNG y los Beltrán Leyva. Para 2020, el que era considerado un bastión Zeta se quedó en manos de los Beltrán Leyva prioritariamente y Sinaloa y Jalisco en menor proporción, explica el documento.

En Tucson, ciudad cercana a Nogales (Sonora), el cártel de Sinaloa que hace unos años compartía la zona desértica de Arizona con el CJNG y los Beltrán Leyva, en 2020 se adjudicó por completo la aduana fronteriza, que también es conocida como punto de cruce de migrantes indocumentados.

CDS recuperó por completo el paso fronterizo de San Ysidro que cruza a hacia Tijuana (Baja California), donde se planea el inicio de la construcción de una nueva aduana en los próximos meses, que antes compartía a partes iguales con el CJNG, de acuerdo con el reporte anual de la DEA.

Mientras tanto, la organización liderada por Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, desplazó a los Beltrán Leyva de las participaciones que compartían en San Diego y en Imperial, paralelas a Tijuana y Mexicali, respectivamente.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer