Conéctate con nosotros

Mundo

Niño de 11 años ha recibido amenazas de muerte, es ambientalista

javier, amenazas, 35 KB, amenazas

COLOMBIA.-Francisco Javier Vera Manzanares tiene 11 años, es ambientalista y a su corta edad ya ha recibido amenazas de muerte.

Por senderos montañosos junto a su hogar, en la pequeña villa en el occidente del departamento (estado) colombiano de Cundinamarca, Francisco Javier corre y pasea con su leal perro Pinky, disfruta sin fronteras de su infancia —tiene 11 años—y refuerza, a diario, la pasión que atesora desde que tenía cinco y por la que es como un ruiseñor que canta en una lucha por un ideal: la defensa de la vida y la naturaleza.

“Uno defiende lo que ama y uno ama lo que conoce”, dice este inquieto niño colombiano en una entrevista.

Sin importar limitaciones por su edad y otros obstáculos, Francisco Javier creó y dirige desde Villeta la organización ambiental no estatal Movimiento Guardianes por la Vida, con presencia en 11 departamentos de Colombia y filiales en México, Argentina y Venezuela. En sus redes sociales, la organización sin fines de lucro define sus principios centrales: “Creemos firmemente en la defensa de la vida en todas sus manifestaciones y creemos que esta defensa incluye condiciones dignas para las personas, los animales y los territorios”.

Pero al igual que infinidad de iniciativas de paz en Colombia para ponerle fin a más de 56 años de conflictos bélicos y a una interminable violencia del narco y otras modalidades de la delincuencia organizada, con paramilitarismo, bandas criminales y redes de muerte y desolación, la de Francisco Javier se topó también con la intolerancia y el peligro a su integridad física como gestor de un movimiento de paz.

Tras pedir en un video a inicios de enero anterior al presidente de Colombia, Iván Duque, que dé servicio de internet de mayor calidad a los estudiantes que, por el confinamiento obligado por el coronavirus, deben estudiar en sus casas, Francisco Javier recibió el 15 de ese mes, vía Twitter, una amenaza contra de su vida de una persona hasta ahora desconocida.

Duque ordenó indagar un tipo de intimidación que es fértil en un país que, tras 50 meses de proceso de paz con la ahora disuelta guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), vive entre alarmas en rojo.

Cifras oficiales mostraron que Colombia sufrió en enero de 2021 una masacre cada cinco días y que de noviembre de 2016 a julio de 2020 fueron asesinados 971 líderes sociales, ambientalistas y de derechos humanos, con 309 el año pasado. Hay una recompensa de unos 2 mil 800 dólares por información sobre la autoría del mensaje en una cuenta que Twitter ya cerró y en medio de una reacción interna y externa de repudio.

Por protocolo de seguridad, la familia de Francisco Javier condicionó la entrevista a evitar preguntarle sobre la coacción que recibió en el atemorizador aviso de insultos y groserías. Hijo único de colombianos —de la trabajadora social Ana María Manzanares Méndez y del abogado Javier Alejandro Vera Gómez— y convertido en figura locuaz, el ya famoso menor enfrenta sin temor a cualquier periodista.

A un cuestionamiento de este medio acerca de que mientras la humanidad gasta centenares de miles de millones de dólares al año en una imparable carrera armamentista, en muchos países falta dinero para salud, educación, ciencia y tecnología, Francisco Javier contestó: “En ese tema no me quisiera meter mucho, es un tema importante, pero por seguridad y por la amenaza mejor no”.

El niño fue recibido en diciembre de 2019 en una sesión plenaria del Senado de Colombia en la que instó a los senadores a adoptar urgentes legislaciones por la protección de la vida en cuatro factores puntuales: no al maltrato animal, no al uso de los animales para pruebas, no al plástico de un solo uso y no a la fracturación hidráulica (fracking) para extraer gas y petróleo.

Como personaje ligado a distintas organizaciones ecologistas de Colombia y del exterior, a Francisco Javier se le compara con la mundialmente connotada ambientalista sueca, Greta Thunberg, de 18 años cumplidos en enero pasado.

Mundo

Bombardeos de Joe Biden en Siria dejan 17 personas muertas

siria_biden, Joe Biden, 42 kb, EUA, Siria
Foto: Especial.

SIRIA.- Estados Unidos lanzó ayer ataques aéreos en Siria contra instalaciones utilizadas por milicias respaldadas por Irán, que dejó al menos 17 muertos, en represalia a un atentado con cohetes en Irak a mediados de este mes, que causó la muerte de un contratista civil y heridas a un militar estadunidense y a otros soldados de la coalición.

Se trata de la primera acción bélica emprendida por el gobierno del presidente Joe Biden, quien asumió el pasado 20 de enero y en sus primeras semanas ha enfatizado su intención de centrarse en los desafíos que plantea China, incluso mientras persisten las amenazas en Medio Oriente.

“Los ataques destruyeron tres camiones de municiones (…) Hay muchos muertos. Al menos 17 combatientes murieron según un balance preliminar, todos miembros de Hashd al Shaabi”, dijo a la agencia Afp el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, refiriéndose a una milicia supuestamente respaldada por Irán.

“Bajo la dirección del presidente Biden, las fuerzas militares estadunidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

“Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadunidense y de la coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

“La operación envía un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal estadunidense y de la coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de forma deliberada con el objetivo de desescalar la situación general en el este de Siria e Irak”, añadió.

En concreto, la agresión destruyó “múltiples instalaciones situadas en un punto de control fronterizo utilizado por varios grupos milicianos respaldados por Irán”, incluidos Kataeb Hezbolá y Kait’ib Sayyid al-Shuhada (KSS), también conocida como Batallón Sayyid de los Mártires.

Se cree que estas instalaciones serían utilizadas como parte de una operación de contrabando de armas, refirió CNN.

Anteriormente, CBS News y otros medios informaron sobre el ataque aéreo, y algunos preguntaron por qué la represalia tuvo lugar en Siria y no en Irak.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con una docena de cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Erbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana dichos funcionarios indicaron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo.

Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiítas respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadunidenses en Irak.

Un grupo chiíta de milicianos poco conocido, que se autodenomina Saraya Awliya al-Dam (o Brigada de los Guardianes de la Sangre en árabe), se adjudicó la autoría del atentado del 15 de febrero.

Una semana después, un ataque con cohetes en la Zona Verde de Bagdad parecía tener como objetivo el complejo de la embajada de Estados Unidos, pero no hubo heridos.

Esta semana, Irán afirmó que no tiene vínculos con la Brigada de los Guardianes de la Sangre.

La relación entre Estados Unidos e Irán atraviesa una etapa crítica, ante una posible negociación de vuelta al pacto nuclear, del que Estados Unidos se marchó en 2018, durante la administración de Donald Trump.

Irán exige que Estados Unidos levante sin condiciones las sanciones impuestas por Trump.

Continuar leyendo

Reporte Nivel Uno No. 115

Política

CDMX

Tienes que leer